Yoga en casa

Consejos sobre la práctica de Yoga en Casa

La práctica de yoga requiere disciplina y constancia.  Sin duda, para subir el ánimo, centrarse en las técnicas yóguicas y ser constante en la práctica, la costumbre de asistir a una clase en grupo dirigida por un experto es preferible que trabajar solo en casa.

Un buen profesor de yoga le animará, corregirá sus posturas, construirá la secuencia de posturas de una manera progresiva que evitará lesiones y le conducirá poco a poco a hacer posturas que al principio le parecían imposibles. Pero las circunstancias no permiten acudir a clase a muchas personas, por su trabajo, por obligaciones familiares, porque no hay clases cerca o por muchas otras razones.

Si por la razón que sea va a practicar en casa es  aconsejable que:

1. Tenga un lugar preparado donde siempre vaya a practicar. Necesita un espacio de suelo adecuado, un mínimo de 2,5m X 1,5m. El suelo debe estar limpio y nivelado, suelo de madera es estupendo, pero otras superficies también valen: baldosas, mármol, azulejos, corcho o moqueta. Hace falta tener en cuenta el clima, tumbarse en un suelo muy frío no es bueno.

El lugar necesita buena ventilación y luz adecuada, luz natural es mucho más agradable, si es posible. Se puede practicar al aire libre si las condiciones meteorológicas lo permiten, pero practicar a pleno sol, o con mucho viento no es lo mejor.

El sitio debe ser tranquilo, sin mucho ruido,  donde pueda practicar sin interrupciones, la sala de estar, con la tele puesta y los niños entrando y saliendo no es lo mejor. Si tiene animales, no deje a su mascota entrar en el sitio de práctica.

2. Elija una hora adecuada, se puede practicar a cualquier hora del día salvo con el estómago lleno, después de comer el cuerpo está haciendo la digestión y la práctica de yoga interrumpirá ese proceso y podía causar malestar. Los mejor momentos del día son temprano, antes del desayuno, o tarde antes de la cena. Es notorio que por la mañana el cuerpo está menos flexible y cuesta más alcanzar las posturas.

3.Programe una duración adecuada, es necesario precalentar el cuerpo  y practicar las posturas de una manera progresiva, llegando a las posturas mas difíciles después de haber practicado versiones mas fáciles.

Deje al final un tiempo de relajación y descanso. El tiempo que se puede dedicar a la práctica depende de cada uno, es mejor una práctica corta que no practicar. Divida el tiempo en las siguientes proporciones: Calentamiento 1 /Posturas 4 / Relajación 1. Por ejemplo en una hora será 10 minutos de calentamiento, 40 minutos de posturas y 10 minutos de relajación.

4. Practique siempre a la misma hora 2 o 3 veces por semana. La constancia es esencial en la práctica.  Algunos días será muy duro, el cuerpo se sentirá pesado, dolorido, uno se siente torpe, el tiempo parece eterno, otros días todo fluye, se llega a hacer posturas difíciles con más facilidad, uno se siente ágil, lleno de energía. Intente pensar que los días difíciles son los días en los que realmente va a hacer progreso, los días fáciles son días de regalo, días en los que puede disfrutar de su cuerpo, gozar de estar vivo. Pero lo esencial es que practique, sea cual sea su estado de ánimo o su nivel de energía.

5. Varíe la sesión. Dentro de la norma Calentamiento/Posturas/Relajación puede variar las posturas ejecutadas, añadiendo variaciones incluidas en nuestras páginas, puede variar el orden de las posturas practicadas, y puede trabajar postura y contra-postura, por ejemplo una con flexión hacia delante seguida de una postura con extensión hacia atrás. En la página Secuencias de Posturas hay sugerencias de series de posturas que puede practicar.

6. Concéntrese exclusivamente en la sesión. Apague el móvil, no coja el teléfono, no abra la puerta, apague la tele, apague el ordenador, apague la radio, dígale a su familia que no está disponible.

Durante el tiempo que ha elegido dedique su atención solamente  a la práctica.  Entendemos que según sus circunstancias esto no es siempre tan fácil, a veces hay que practicar con media oreja escuchando a su niño enfermo que está dormido, o su madre anciana que puede necesitar ayuda etc. Pero dentro de lo posible dedique el tiempo del Yoga plenamente a la práctica.

7. Piense a largo plazo. Con unas semanas dedicadas a la práctica de yoga probablemente va a sentirse más centrado y con una flexibilidad algo mayor. Pero realmente los beneficios del yoga vienen de una práctica a largo plazo. No se plantee: “voy a practicar yoga un par de semanas y luego veré como me sienta” sino “voy a practicar el yoga un par de años y luego veré cómo me siento” .

Como la memoria es muy selectiva será muy instructivo escribir ahora un resumen de su estado de salud, anotando cada dolencia,  peso,  estado de ánimo etc. y repetir el examen después de dos años de práctica, comparando oportunamente uno con otro.

8. Disfrute de la experiencia. Su tiempo de yoga es un tiempo para usted, un tiempo para conocerse a sí mismo, un tiempo para mejorar su salud, calmar su mente. Un tiempo para desconectar, eliminar el estrés, y no sentirse obligado a cuidar de nadie, un tiempo libre de la obligación de ganarse la vida mediante el trabajo.

Todas esos compromisos puede hacerlos mejor, con más energía, con más ganas, con más alegría si dedica este poco de tiempo a sí mismo y lo hace regularmente.